Antecedentes del Día del Trabajo

Por Raymundo Hernández Alvarado

Muy buenos días tengan estimados oyentes de Dominio Radio y lectores de dominio.fm. Iniciamos este ciclo en la página de Internet dominio.fm para presentarles algunos temas históricos e importantes efemérides del mes de mayo, ya en el ámbito nacional o regional.

Dos de las principales celebraciones aquí y en Estados Unidos son el 1 de Mayo, Día del Trabajo, y el 5 de Mayo, Día de la victoriosa Batalla de Puebla en la que México derrotó a Francia. En Estados Unidos este es el Día de la Hispanidad.

La Batalla de Puebla del 5 de Mayo de 1862 sobre el invasor francés es relevante ya que se trataba del entonces mejor ejército del mundo. Ya son 152 años de ese perdurable laurel y lo trataremos en la próxima entrega.

Los orígenes de la celebración del Día del Trabajo se remontan a la explotación capitalista de los obreros en jornadas laborales inhumanas “que no podían exceder de 18 horas diarias”, como resultante internacional de la Revolución Industrial.

La conmemoración tiene su origen en las marchas obreras de protesta del 1 de mayo de 1886 en Chicago, cuando miles de trabajadores defienden sus derechos y piden un turno máximo de 8 horas, servicios médicos, un día de descanso a la semana, entre otros.

Desde dos años atrás el gobierno federal había autorizado la jornada máxima de 8 horas, pero los patrones se negaban a cumplir la ley, hasta que miles paran y se reúnen en Chicago pidiendo respeto al decreto, pero estalla la violencia, fallece un policía y en la represión mueren varios obreros y decenas son apresados.

De los ocho procesados tres fueron condenados a prisión y otros a morir en la horca, siendo éstos: George Engel, Samuel Fielden, Adolph Fischer, Louis Lingg, Michael Schwab, Albert Parsons, Oscar Neebey August Spies.

A partir de entonces, ellos serían conocidos internacionalmente como los “Mártires de Chicago” y la gesta del 1 de mayo es conmemorada en todo el mundo, excepto en Estados Unidos, cuya fecha del Día del Trabajo se celebra el 1 de septiembre.

En México, la explotación de peones y obreros también tiene orígenes esclavistas en las haciendas donde los obreros vivían endeudados por las Tiendas de Raya, mientras que en los talleres y fábricas las jornadas eran de hasta 16 horas de trabajo diarias.

Ya desde 1870 se organizan las sociedades mutualistas y a la caída de Porfirio Díaz se empieza a celebrar en 1913 el 1 de Mayo como el Día Internacional del Trabajo, conquista laboral que se plasma en la Constitución de 1917 en el artículo 123 y hasta 1931 su norma reglamentaria, la Ley Federal del Trabajo.

En 1901 nace el Gran Círculo de Obreros Libres, siendo perseguido por el porfiriato.

Cinco años más tarde, dos mil obreros de la minera gringa “Cananea Copper Company” estalla la huelga en Cananea, Sonora, el 1 de junio de 1906. Los dueños de la minera obtienen la entrada de soldados yanquis para cuidar sus intereses.

La Guardia Rural porfirista con apoyo de los militares extranjeros, masacran a 22 mineros, hiriendo a otros 23 y llevando a los líderes y otros 50 a prisión.

La de Río Blanco fue la otra huelga icónica del movimiento obrero mexicano, producida en la fábrica textil de Río Blanco, Veracruz el 7 de enero de 1907.

Estos dos paros, Cananea y Río Blanco, se han considerado como precursores obreros de la Revolución Mexicana de 1910.

En el Monterrey de 1936, en los convulsivos años de la posrevolución aparecen movimientos progresistas y reformas constitucionales. Bajo esta atmósfera, se da la primera confrontación abierta del siglo XX entre los empresarios regiomontanos y quien dos años más tarde expropia las instalaciones petroleras extranjeras: el presidente Lázaro Cárdenas.

En febrero de ese año estalla la huelga de Vidriera Monterrey, y la turbulencia hace crisis el 29 de julio de ese 1936, en que luego de una manifestación de trabajadores en la Plaza Zaragoza de Monterrey, éstos son baleados. Las autoridades no hallaron culpables nunca.

Lic. Raymundo Hernández Alvarado
Investigador y Divulgador de Historia Regional y miembro Honorario de la Asociación de Cronistas Municipales del Estado de Nuevo León.