Tiene Colombia nueva metodología en lucha antidrogas

colombia

Por Notimex

Bogotá.- El vicepresidente de Colombia, Óscar Naranjo, propuso medir los resultados de la lucha contra las drogas de manera multidimensional, a partir de siete enfoques, al intervenir en el 61 periodo de sesiones de la Comisión de Estupefacientes de Naciones Unidas (ONU).

Según la Casa de Nariño, el vicepresidente afirmó que esa propuesta “nos permitirá salir del viejo paradigma de que el éxito o fracaso depende de la cantidad de droga que se produzca o el volumen de droga que se consume. Un enfoque multidimensional para medirnos Estado a Estado parece imperativo”.

De acuerdo con el planteamiento, la primera variable que se debe tener en cuenta es el alcance y la firmeza de la voluntad política y la sociedad para enfrentar el problema del narcotráfico.

La segunda muestra cómo lo anterior se refleja en las políticas públicas que se implementan para atacar el problema y qué tan sostenibles son, pues en muchos casos la multiplicidad de acciones evita que se avance de manera estratégica en las soluciones.

“Un enfoque multidimensional implica revisar con qué institucionalidad se aplica la política pública. Hoy nos preguntamos si la arquitectura institucional que enfrentó el crimen el siglo pasado y a comienzos del siglo 21, es suficiente o si se demandan transformaciones estructurales, funcionales y orgánicas a esa institucionalidad”, agregó el vicepresidente.

Consideró que se debe empezar a evaluar la efectividad con la que se cumplen las metas y cómo se integran los esfuerzos con la sociedad civil.

Sobre este punto, señaló que en Colombia los años y el costo en víctimas han demostrado que se debe involucrar a todos los actores para que el esfuerzo “no sea infructuoso, desgastante y poco efectivo”. Para eso se deben construir indicadores rigurosos para ajustar las estrategias y los planes de acción.

Naranjo también sugirió hacer una evaluación sobre el esfuerzo fiscal que hacen los Estados en la lucha contra las drogas; que se revise cómo se protege a la institucionalidad contra los peligros de corrupción, y que se califique la relación que tiene la política antidroga y la gobernabilidad democrática con la reducción de la violencia en los territorios.

“Si la evaluación se centrara en estas variables mínimas, estamos seguros de que la lucha contra las drogas fortalecería la protección y defensa de los valores democráticos, y en consecuencia debería reflejarse con claridad en un enfoque de derechos humanos y de salud pública”, señaló el vicepresidente.

Naranjo dijo que para Colombia los “logros en razón del número de capturas, del desmantelamiento de organizaciones criminales y de interdicción de cocaína especialmente, han batido los récord históricos en los últimos años”.

“Si estimamos que cerca del 50 por ciento de la producción de drogas en mi país fue incautada el año pasado por las autoridades, lo que quiero compartir con ustedes es que es posible avanzar con total equilibrio en tareas de prevención, de sustitución y de represión del crimen”, subrayó.