Al momento

Comprometidos con no comprometerse

Por Dr. Arturo Pezina

La ambición por el poder ha acompañado al ser humano a lo largo de la historia con diferentes fines, ya sea por el bien propio o el de los demás. Todavía está fresco el recuerdo de aquellos años donde se anteponía el bien común al de uno mismo.

Somos testigos del nacimiento de una nueva generación de políticos y políticas, aquellos que buscan el bien propio o el bien de un grupo de personas antes que el beneficio de las personas que depositaron su voto en las urnas, aquel voto de esperanza.

Por su forma de conducirse se refleja en ellos una especie de propensión a esconder sus verdaderas intenciones, de esta manera no se pronuncian en temas controvertidos o tabúes, pensando quizás en su futuro político, sin definir una postura y permaneciendo en la ambigüedad. Esta forma de actuar deja una tremenda incertidumbre en los ciudadanos que confiaron en ellos para defender sus intereses.

Vemos cómo con el menor recato opinan a diestra y siniestra de todo cuanto corresponde a otros y otras instancias, se preocupan por el bien del País, del Estado, del Mundo y hasta por el espacio sideral, pero de lo que realmente les atañe encontramos un discreto pero marcado silencio.

Un verdadero representante no debe tener temor de opinar, de hacer valer su voz, de ser ese líder que la gente espera. Un requisito sería el hablar con propiedad de los temas que se someten a controversia y para hablar con propiedad hay que documentarse y empaparse de los mismos.

Así como lo dice el cantautor Joan Manuel Serrat: “Comprometidos con no comprometerse”, tal parece que la nueva generación de políticos y políticas están comprometidos con ellos mismos y no con la vocación de ser ese medio por el cual la comunidad sea representada con dignidad.

 

Dr. Arturo Pezina Cruz
Regidor por el PRI en el actual Ayuntamiento de Monterrey 2013-2015.