No creen historia de náufrago mexicano

Redacción

WELLINGTON, Nueva Zelanda.- Gee Bing, secretario de asuntos exteriores de las Islas Marshall, dijo ser escéptico respecto a la historia del náufrago mexicano que presuntamente pasó más de un año en el océano, tras reunirse el lunes con él.

La historia de José Salvador Alvarenga desafía la credulidad. Salió de México a pescar tiburones en diciembre de 2012 y terminó, 13 meses después, tras sobrevivir comiendo pescado, tortugas y pájaros, en las remotas Islas Marshall, a unos 8 mil 800 kilómetros de distancia de su hogar.

“Suena como una historia increíble y no estoy seguro de creerle”, dijo Bing. “Cuando lo vimos no parecía delgado, como lo están otros sobrevivientes. Una vez que nos comuniquemos con el lugar del que dice venir, tendremos más información”.

José Salvador Alvarenga, de 37 años, le contó su historia al embajador de Estados Unidos en las Islas Marshall y a las autoridades locales durante una reunión de 30 minutos, antes de que fuera llevado al hospital para una revisión.

Alvarenga llegó a las costas del pequeño atolón de Ebon en el Océano Pacífico la semana pasada antes de ser llevado el lunes a la capital, Majuro.

“Para mí es difícil imaginar a alguien que haya sobrevivido por 13 meses en el mar”; dijo el embajador Tom Armbruster en Majuro. “Pero también es difícil de imaginar que alguien llegue a Ebon de la nada. Lo cierto es que este hombre ha pasado por una dura prueba y ha estado en el mar por mucho tiempo”.

Otras autoridades reaccionaron con cautela a la historia del hombre que habla español y cuya travesía tratan de reconstruir. De ser cierta, su odisea se colocaría entre las grandes historias de supervivencia en el mar.

Armbruster dijo que el hombre de habla pausada se quejó de dolor de articulaciones el lunes y que cojea, pero puede caminar. Tenía barba larga, dijo el embajador, y más que un hombre que sufría hambruna, parecía hinchado en algunas partes, como en los tobillos. Por lo demás, agregó, Alvarenga parecía en buen estado de salud.

Armbruster, quien habla español, dijo que el sobreviviente contó que nació en El Salvador pero ha vivido en México por 15 años y pesca tiburón para un hombre llamado Willie, quien le paga 50 pesos por kilo (1.90 dólares por libra).

El 21 de diciembre de 2012, Alvarenga salió de México en su bote de 7 metros (21 pies) fabricado en fibra de vidrio para pescar, acompañado de un adolescente llamado Ezequiel, quien tenía entre 15 y 18 años de edad.

Según ha relatado Alvarenga, Ezequiel murió a los cuatro meses de “sed y de hambre” porque vomitaba y era incapaz de alimentarse de animales crudos, como él lo hizo para sobrevivir 13 meses a la deriva hasta ser hallado milagrosamente el jueves pasado en las Marshall.

“Aguantó cuatro meses. Pero después me quedé yo solo”, explicó el martes Alvarenga al asegurar que lanzó el cadáver de su compañero de faena por la borda.

Pese a que el náufrago vivió los últimos 15 años en la costa de Chiapas y se había planteado su posible regreso a México, este miércoles El Salvador aseguró que es más conveniente que viaje directamente a su país natal al más corto plazo posible.