Culpa César Garza a Monterrey de problemas viales

Por Erik Rocha

Monterrey.- Luego de que los vecinos y automovilistas que circulan por Eloy Cavazos y Las Américas se quejaran de que la obra no estaba cumpliendo su cometido de acelerar la vialidad, el alcalde de Guadalupe, César Garza Villarreal, justificó la situación… y culpó al municipio de Monterrey.

El edil mencionó que el caos vial se genera por culpa de la avenida Chapultepec, en el tramo correspondiente a Monterrey, donde aseguró se forma un cuello de botella y genera problemas viales en el sector de la obra recién inaugurada.

En ese sentido, insistió en que es una problemática que queda fuera de las manos de la autoridad municipal.

“El paso a desnivel resuelve ese problema particularmente, el crucero más conflictivo de Guadalupe, pero cuando tú sales de Guadalupe te topas con Avenida Chapultepec, que está en Monterrey, pero por un error de planeación en el pasado Chapultepec es más angosto en el tramo de Monterrey que en el tramo de Guadalupe, y eso produce un cuello de botella, y eso es algo que no está en nuestras manos resolver.

El verdadero nudo empieza cuando la venida se hace más angosta… ya no nos acordamos cómo era ese crucero, ese crucero era infernal”, detalló el alcalde.

Garza Villarreal explicó que las autoridades de Monterrey están avisadas sobre la problemática, y se pretende realizar un par vial en las avenidas Chapultepec y Revolución, encabezado por la Secretaría de Desarrollo Sustentable estatal.

El alcalde sostuvo que la obra de las Américas y Eloy Cavazos se tenía que realizar, a pesar de no ser la solución definitiva al problema vial del sector.

Por último, Garza Villarreal reconoció que hubo un error de logística de la autoridad municipal y la compañía constructora, ya que se realizaron trabajos de recarpeteo en la zona durante una hora pico, lo cual provocó que el lugar se convirtiera en prácticamente un estacionamiento; a este hecho, el alcalde atribuye la percepción de los automovilistas sobre la funcionalidad de la obra.

Los trabajos costaron al municipio de Guadalupe poco más de 80 millones de pesos, pagados con el fondo metropolitano ejercicio 2013; tras varios problemas y múltiples retrasos, ahora opera bajo tela de duda, ya que según los automovilistas, la circulación sigue igual que antes.