De pugilista o político

Por Lic. Brenda Velázquez

Empezó como porro en la Facultad de Arquitectura de la UANL en los años setenta, desde donde dio el brinco a la administración panista de San Nicolás de los Garza, siendo alcalde Jesús Hinojosa Tijerina, y como vio que en dicho instituto político no tenía futuro en el corto y mediano plazo, unió sus lazos a la CTM, lo que le ha permitido mantener durante más de 20 años y hasta la fecha el control político del municipio de Escobedo.

Se conduce con un estilo muy particular y patético; en vez de obtener los cargos de elección popular mediante el trabajo con las bases y hacer campañas positivas, ha ganado dos veces la diputación federal y la alcaldía de Escobedo mediante intimidaciones, guerra sucia y con hacerles la vida imposible a sus contrincantes.

Su trayectoria siempre ha estado envuelta en el escándalo, el oportunismo y la opacidad, baste recordar su cuestionada gestión durante la gubernatura de Natividad González Parás, en la cual sobregiró el costo y la terminación de la Torre Administrativa.

La falta de transparencia en el proceso de esta millonaria inversión pública, hace suponer que el ex alcalde de Escobedo incurrió en actos de corrupción que le redundaron beneficios a su patrimonio.

Es lamentable que todavía en pleno siglo XXI sigamos teniendo a estos seudopolíticos, que en lugar de promover las ideas y el respeto a sus adversarios, se dedican a la confrontación total, tanto que en una ocasión le dio una cachetada a una compañera panista en plena campaña, y la cual lo denunció pero no prosperó porque curiosamente no ratificó su denuncia.

De hecho no sabe lo que es respeto, ya que hasta a algunos ciudadanos ha insultado por medio del Twitter cuando lo critican por su trabajo. Pero cómo no lo van a criticar si ha tenido un desempeño muy gris y solo una vez ha subido a tribuna en lo que va de esta legislatura federal, desaprovechando la oportunidad que brinda este escenario político para promover la mejoría social y económica de su distrito, seguro ya le afectaron los años.

La moral y la democracia son palabras que brillan por su ausencia en su diccionario personal. Personas como él enlodan y deshonran la actividad política.

Nuevo León no merece tener gobernantes de tan bajo nivel. Es urgente que los electores destierren para siempre a las fuerzas obscuras que tanto daño le han hecho a la imagen y el patrimonio de nuestra entidad.

#¿Quienesél?

 

Lic. Brenda Velázquez Valdez

Diputada local en la anterior Legislatura local LXXII por el PAN.

Lic. en Derecho por la UANL con Maestría en Administración en el Tec Milenio y Maestría en Ciencias de la Familia (en curso) por el Instituto Juan Pablo II.