Deja Tribunal a Lula en la antesala de la prisión

Por Notimex

Río de Janeiro.- El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil rechazó por seis votos contra cinco el recurso de ‘habeas corpus’ presentado por la defensa de Luiz Inácio Lula da Silva para evitar que el ex Presidente fuera arrestado y enviado a prisión.

Por apretada mayoría y pasada la medianoche, el tribunal dejó al ex Mandatario a tan solo un recurso de ingresar a la cárcel y frenar así su nuevo intento por llegar a la Presidencia de Brasil en las próximas elecciones.

Una mayoría simple de los 11 jueces del STF votó en contra de conceder el ‘habeas corpus’, en el que los abogados de Lula pedían que, pese a haber sido condenado a 12 años de prisión, Lula da Silva no fuera encarcelado hasta agotar todos los recursos posibles.

Fue la presidenta del STF, Carmen Lucia, quien poco después de la medianoche y tras más de 10 horas de sesión, deshizo el empate de 5 a 5 y decantó el fallo de manera desfavorable para el expresidente.

“Este es un tema muy sensible”, admitió Lucia, que criticó la “falta de eficacia del derecho penal” en Brasil.

“La demora perenne en los castigos creó ese sentimiento de descrédito en la sociedad. No es sensación de impunidad, es realmente impunidad”, señaló por su parte Luís Roberto Barroso, otro magistrado de la Corte suprema que votó contra el ‘habeas corpus’.

Condenado a 12 años y un mes de cárcel por corrupción y lavado de dinero, Lula recurrió a la corte suprema para evitar que, como establece la jurisprudencia actual en Brasil, ingresara en prisión después de que su pena fuera confirmada por la segunda instancia, algo que sucedió en enero.

El escenario ahora para Lula es, salvo sorpresa, su ingreso en prisión a corto plazo, pues solo tiene una opción de recurso en segunda instancia, en la misma corte (el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región, TRF4) que ya lo condenó e incluso le aumentó la pena inicial de nueve a 12 años de cárcel.

La decisión de también aleja a Lula de sus aspiraciones de un tercer mandato presidencial, pues probablemente será inhabilitado para las elecciones de octubre, en las que es el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) y líder en todas las encuestas.

Presidente de Brasil entre 2003 y 2010, Lula fue condenado por beneficiarse de la reforma millonaria de un departamento de tres plantas en la localidad costera de Guarujá, en el litoral de Sao Paulo, a cambio de favores políticos a la constructora OAS. Tiene más de media docena de causas aún abiertas sin juzgar.

El exmandatario niega la propiedad del apartamento, y de hecho la Fiscalía no logró documentos que prueben que era el titular de las escrituras.

Sin embargo, declaraciones de ejecutivos de OAS, así como los planos de la reforma del departamento aprobados por la esposa fallecida de Lula indican que la familia del exmandatario era la real beneficiaria del inmueble.

Las encuestas de opinión reflejan una polarización en Brasil del electorado y de las posturas respecto a su figura: Lula lidera con el 37 por ciento de los sondeos, aunque la mitad de los encuestados brasileños cree que, como dictó la Justicia, cometió actos de corrupción.

La semana pasada, durante una gira política en el sur del país, su caravana de tres autobuses fue atacada por al menos cuatro disparos, en un recrudecimiento de la tensión política en un país que enfrenta su período electoral más controvertido desde la redemocratización.