El Día del padre y las desapariciones de personas

Por Tanya Elizabeth González Vela, Integrante de AMORES

En la Agrupación de Mujeres Organizadas por los Ejecutados, Secuestrados y Desaparecidos de Nuevo León (AMORES) habemos varias mujeres, y también hombres, que nos hemos quedado a cargo de niñas y niños cuyos papás están desaparecidos. Tan solo en nuestra organización hay al menos 90 menores de edad que quedaron al cargo de abuelas, madres o esposas de una persona desaparecida.

En mi caso mi esposo Felipe de Jesús Pérez García, fue desaparecido el 19 de Marzo del 2013 en Reynosa, Tamaulipas. Tenemos dos niños que se llaman José Ángel, de 6 años, y Santiago de 4 años. Para mi familia perder a Felipe de esta manera ha sido la más terrible experiencia que hasta ese día habíamos vivido. Su ausencia ha sido difícil de sobrellevar, ya que sin avisarnos nos han dejado este gran dolor que sentimos.
Para mis hijos el no tener a su papá a su lado ha sido también complicado, ya que siendo bebés necesitan también del amor y calor de un padre. Santiago estaba casi recién nacido cuando desaparecieron a su papá. Han pasado 4 años de su desaparición y nos ha costado levantarnos y seguir; nos ha costado tanto el pasar fechas importantes sin él; nos ha tomado mucho esfuerzo acostumbrarnos a que no está.

Gracias a Dios tengo el gran apoyo de mi padre y madre, ellos han sido mi gran fortaleza. Mi madre una mujer que me ayuda a darles cuidados y valores a mis hijos, y mi padre ha sido quien ha tomado el papel de Felipe en estos 4 años.  Es duro ver a mis hijos crecer sin su papá, es triste saber que no sabemos qué pasó con él y que no tenemos la seguridad de que él vaya a volver. Ahora en estos tiempos los niños van creciendo siempre con el corazón lleno de recuerdos de su papá, sabiendo que aunque el abuelo esté presente con ellos en sus eventos, siempre y para toda la vida papi estará con ellos en espíritu y corazón.

Este mes ha sido otro Día del Padre sin Felipe, otro día más que duele. Y a su vez en nuestro grupo hay papás que buscan a sus hijas o hijos, y en estas fechas de festejo la ausencia cala más, pero como todas las familias no descansaremos hasta saber Dónde Están. Continuamos exigiendo Justicia y Verdad. No queremos que ningún papá, ningunos hijos, ninguna familia sufran de esta manera nunca más.