Educarnos es responsabilidad de todos

Por Laura Elizondo Williams / Especialista en Educación a nivel Latinoamérica

Es poco probable que un lector que no está directamente relacionado con el sector educativo se de a la tarea de conocer cifras sobre el mismo, es como desear que alguien que no se relaciona con la industria alimentaria se dedique, consciente y deliberadamente a buscar información al respecto.

A mí en lo personal me parece que para todos nosotros, independientemente de las labores profesionales que realicemos, es no solamente útil, sino prudente, dedicarnos a analizar o, al menos conocer datos que nos afectan aunque no nos demos cuenta.

Hay en México un 41% de la población entre 45 y 54 años que no cuenta con secundaria terminada y el 58% de los que tienen entre 55 y 64 años tampoco.

Este dato, por si solo es alarmante y aunque al parecer no afecta en tu vida cotidiana sí que lo hace.

Es seguro que a través de tu día tienes contacto con el señor que está en la calle vendiendo periódico, con la señora que tiene un carro de tortas y también con el que cobra el ticket del estacionamiento y el que vende las revistas en el puesto, además del taquero y el mesero y el panadero, ahhh y el que se pasa vendiendo globos o boleando los zapatos.

Es muy posible que todas estas personas estén dentro de la triste estadística de no haber terminado la secundaria y esto, al avanzar su vida, los condenó a dedicarse a trabajos que, aunque dignos y honrados, nunca les otorgarán suficiente para contar con una vida próspera.

Imagina que hoy en día, aproximadamente 5 de cada 10 personas entre 45 y 64 años no tiene estudios completos de secundaria, esto con lo que ya nos acostumbramos a vivir, es triste porque significa el ingreso desde jóvenes a la economía informal, a la ignorancia, a la pobreza y quizás a la desesperanza.

A ellos les afecta en lo personal, pero a todos nos afecta en lo colectivo, pues entre más personas desertan de las escuelas, entre menos personas preparadas tengamos en nuestro país, más peso cargamos todos con malos políticos que se aprovechan de la ignorancia, menos poder adquisitivo que nos afecta al vender nuestros bienes y servicios, más peso en impuestos para aquellos que están en la economía formal, más lentitud para competir con países desarrollados, más inseguridad y violencia en el intento de muchos de sobrellevar la vida.

El sistema educativo mexicano ha hecho un avance notable en cobertura, es decir, en intentar ofrecer educación obligatoria para todos, pero, es imposible que la carga y la responsabilidad sea solo para el gobierno, la educación es responsabilidad de cada uno y de todos, porque, a todos nos afecta.

Contacto: lelizondo@lexiumonline.com