Eduquemos a nuestros hijos para ser mejores personas

 

Por Luz María Ortiz Quintos/Asociación de Padres de Familia

¿Y cómo lograrlo? Los hijos son prestados, y una gran oportunidad de aprender a ser padres, ya que sin ellos no tendríamos este título, como personas nos debemos sentir agradecidos. A veces damos por hecho, que la vida nos debe dar y dar… la salud, la familia, la felicidad, y no se diga las cosas materiales. Y olvidamos que existe una ley de causa y efecto, y para recibir, hay que dar y que nada es gratis en la vida. Al lograr estar vivos, tenemos la tarea de cuidarnos y procurar nuestra salud física, emocional y mental para mantener la misma vida que se nos ha dado y que lo único que tenemos que hacer a cambio es cuidarla. Y con esto, una vez que nos detenemos a ver cómo estamos y cómo nos sentimos, podemos ir con el prójimo a dar lo mejor. Es cuando, como padre o madre, estás marcando en la vida de tu hijo y todo lo que tú le transmites no solamente de manera verbal, sino también con tus actos, ya que ellos aprenden no sólo de lo que oyen, sino también de lo que ven. Es por ello que es muy importante que estemos conscientes de esta responsabilidad, de ser mejores personas, para ser ese ejemplo que nuestros hijos necesitan. Si bien no es una tarea nada fácil, en esta época se convierte en un reto de valientes, vivimos en tiempos de lo instantáneo, queremos lograr algo y lo queremos ya. Empecemos a practicar buenos hábitos, que se conviertan en virtudes. Como personas tenemos inteligencia, y es a través de esta, que la persona se conoce. También contamos con la voluntad, que busca el bien que le ha mostrado la inteligencia, y gozamos de libertad, con la cual nos permite elegir entre varias opciones.

La verdadera libertad no es el poder de elegir cualquier alternativa, sino aquella que me ayude a crecer y ser mejor persona. Cuando la voluntad elige lo bueno, desarrolla la personalidad de manera correcta. Las malas decisiones se transforman en malos hábitos, vicios.

Cuando decides bien tienes paz y ese bien redunda en ti y en los demás, esto es la base medular de la educación de nuestros hijos. Es la esencia de saberse personas, conocer cómo funciona nuestro entendimiento. Es por esto que se vuelve principalmente importante nuestra tarea de educar en la persona. Transmitir a nuestros hijos reglas tan sencillas como la regla de oro “Trata a los demás, como quieres que te traten”, y la regla de plata, “no hagas a los demás, lo que no quieres que te hagan”. Hoy nuestra sociedad vive en crisis de valores morales y éticos:
Ética significa costumbre o hábito; y es la parte de la filosofía que trata de la moral y de las obligaciones del hombre. La moral, por su parte es el conjunto de reglas que deben seguirse para hacer el bien y evitar el mal.

Los valores éticos, entonces incluyen tanto a los morales como a los cívicos. Los valores éticos más aceptados universalmente son: la amistad, la amabilidad, la confianza, la cooperación, la fidelidad, la generosidad, la honradez, la igualdad, la justicia, la lealtad, la libertad, la paciencia, el patriotismo, la perseverancia, la resistencia, el respeto, la solidaridad, la tolerancia y la valentía.

Si como familia, nos proponemos hacer acciones que nos permitan reconocer y aprender a vivir en la práctica de un valor, lograremos mejorar nuestra calidad de vida personal, familiar y por consecuencia será un impacto para lograr transformar nuestra comunidad.

Te invito a reflexionar, ¿sabes qué deseas fomentar más como familia? Si el deporte, la cultura, la música, las ciencias.
¿Qué costumbres quieres heredar a tus hijos? Los aniversarios, las reuniones familiares, el cuidado y compañía entre los miembros de familia a los eventos de logros personales de cada uno; tal vez para ti, esto sea muy obvio, pero hoy muchas familias estamos perdiendo nuestra esencia, los integrantes no estamos conviviendo en unión. Y no existe la familia perfecta, ni la fórmula mágica para lograrlo, lo que sí podemos lograr es dejar en nuestros hijos la mejor herencia, hacer personas de bien, fuertes, libres, independientes y felices.
Un elemento que te ayudará a sentir que como padre o madre has cumplido, es precisamente saber que, con su libertad han tomado las mejores decisiones., se han realizados como personas y practican lo que más les apasiona en la vida y son felices.

 

Contacto: presidencia@unionneoleonesa.org.mx