Empoderamiento desde el Enfoque Psicosocial a Defensoras de DH

Por Alternativas Pacíficas A.C.

Desde 1996 en Alternativas Pacíficas A.C. hemos trabajado brindando atención, protección y prevención a aquellas mujeres que viven o han vivido violencia familiar y/o de género al igual que sus hijos e hijas menores de 18 años a través de dos estrategias: el Centro de Atención Externa y el Centro de Refugio. Cuando la persona llega a la asociación valoramos sus expectativas y damos a conocer los alcances de la asociación (mismas que se conjugan) generando en la usuaria un trabajo personal sobre su plan de vida libre de violencia de acuerdo a sus prioridades.

En este proceso vamos realizando un acompañamiento de apoyo psicosocial con la usuaria para que ella misma vaya descubriendo sus emociones, sentimientos y pensamientos logrando empoderarse poco a poco y tomar decisiones, que le brinden mayor seguridad y protección para ella misma. Sin embargo, hay algo importante que recalcar en este proceso de defensa a este derecho, cabría preguntarnos: ¿Cómo se protegen las defensoras de derechos humanos en este acompañamiento a víctimas de violencia familiar?

Es algo complejo, veamos: si bien es cierto que al atender a la usuaria se revisan planes de seguridad de acuerdo a su situación muy particular y se brinda una atención multidisciplinaria a través de un equipo profesional compuesto por diversas áreas entre ellas: trabajo social, psicología, legal, enfermería y pedagogía, todo va enfocado a su protección y respeto de sus derechos humanos. Cada caso es un reto de seguridad diferente, aunque provenga de un solo tema como es la violencia, los contextos, las situaciones y las mismas personas son distintas. Existen algunos casos en los cuales tenemos que revisar qué medidas de seguridad que tendrían que añadirse o reforzarse.

Para visualizar el panorama cabe mencionar que en “México entre el 2010 y 2016 hubo al menos 41 asesinatos de defensoras y periodistas como consecuencia de su labor. Los perpetradores provienen de diversas esferas sociales (familia, empresas, crimen, grupos e individuos misóginos). Las afectaciones a estos ataques se manifiestan en diversos ámbitos: psicoemocional, seguridad, proyecto político, dinámica interna en los grupos, entre otros”.

El enfoque psicosocial según Ignacio Martín-Baró:
El apoyo psicosocial va en un sentido de una política no neutra sino más bien de rescate, pretende desarrollar y potencializar procesos de liberación histórica. Al apoyarnos en la construcción de protocolos de seguridad con este enfoque nos damos a la tarea de analizar un proceso dialéctico entre la sociedad y la persona en donde se generar sentimientos, pensamientos, acciones y simbolismos que serán producto de esta relación concreta”.

Al realizar un análisis de nuestro quehacer vamos reformulando la inclusión de nuevos protocolos acordes al contexto social en el que vivimos y capacitándonos en temas específicos (Declaratoria de Alerta de Género, feminicidios, trata de personas, perspectiva de género, entre, otros) que nos sirven de base para brindar un apoyo y entender el proceso de la víctima dirigido a un cambio con contenido psicosocial.

Algunos de los principios de acompañamiento psicosocial que describe Martín-Baró son los siguientes: “se avanza hacia la autonomía, se basa en una postura política, se sostiene un pensamiento crítico, se promueve la integridad y se intenta visualizar las dimensiones de la experiencia”.

En la medida en que se va complejizando nuestro trabajo como defensoras de derechos humanos, es necesario crear una red social con diversas alternativas para la prevención y atención de los fenómenos sociales. Esto se hace con una conciencia crítica que promueve la libertad. Ayuda a manejar los miedos propios y ajenos y las condiciones de seguridad que tanto usuarias como defensoras enfrentamos y también a afrontar las diversas situaciones, generando en cada persona recursos resilientes para su crecimiento personal.

Finalmente la promoción del auto cuidado con un enfoque psicosocial es indispensable para nosotras como Defensoras de Derechos Humanos. En la medida que centremos la atención de nuestra salud física y mental procuraremos proyectar a través de la empatía con la usuaria la conciencia del cuidado de su integridad. Como dice el pedagogo de la liberación Paulo Freire, al liberar a nuestras usuarias de su condición de oprimida, nos liberamos a nosotras. Agregaría que siempre y cuando nos mantengamos seguras y libres. La Teoría de la Liberación, acorde con el proyecto de Alternativas Pacíficas, promueve como dice Freire que: “el conocimiento no se trasmite se está construyendo: el acto educativo no consiste en una transmisión de conocimientos, es el goce de la construcción de un mundo común” Tanto usuarias como operadoras construimos juntas algo más que una relación de servicio y abonamos al proyecto de un mundo en el que la violencia hacia las mujeres no tenga sentido.

Laura Yolanda Villarreal Zarazúa, Responsable de Capacitación y Prevención

Contacto: prevencion@alternativaspacificas.org