“Estrategias” de Trump sobre la Modernización del TLCAN

Ing. Héctor Villarreal Muraira / Director General, Consejo Mexicano de Comercio Exterior, COMCE Noreste

No cabe duda de que México tendrá una difícil época si los Estados Unidos salen del TLCAN.

Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, ha exigido que México eleve su salario mínimo; ha propuesto aumentar el requisito de contenido nacional del TLCAN de 62.5% a 85%; ha exigido que Canadá elimine su sistema de gestión de suministro lácteo. Así mismo, propuso agregar una cláusula de suspensión, la cual menciona que el TLCAN terminaría automáticamente después de cinco años a menos que los tres países acordaran mantenerlo vivo. Ni México ni Canadá aceptarán ninguna de estas demandas.

Todo apunta a que Trump seleccionará una de las siguientes 3 estrategias:

  1.  Hacer demandas que México y Canadá jamás aceptarían para luego culpar a los países por el fracaso de las negociaciones. Debemos recordar que Trump es una persona cuyo ego lo obliga a tomar decisiones basadas en la percepción popular. Si el TLCAN no culmina con éxito, él podría “excusarse” diciendo que “hizo su mayor esfuerzo pensando en el bienestar de los empleos mexicanos”.
  2. Trump y su equipo ya tienen decidido salirse, pero está haciendo parecer que México está siendo intransigente
  3. Aceptará cambios sumamente modestos y que él pueda “maquillarlos” con facilidad para hacerle creer a sus seguidores que logró hacer “un gran cambio para América”. Por ejemplo, aumentar el requisito de contenido nacional del TLCAN del 62.5% a un 63.5% (recordar que actualmente lo quiere aumentar a un 85%)

Lo que es un hecho es que no existe un escenario bajo el cual EE. UU. Se beneficie económicamente retirándose del TLCAN. El consenso entre los socios del Consejo Mexicano de Comercio Exterior, COMCE Noreste, es que se reduciría el crecimiento y aumentaría el déficit comercial de EE. UU. Con México y el resto del mundo, no se crearían empleos y menos ahora que el gobierno de Estados Unidos ha registrado su mayor crecimiento en términos de empleos creados, en años recientes.

Nuestro país junto con los canadienses, seguirá buscando acuerdos comerciales incluidos el del TPP, el cual Trump abandonó apenas en su segundo día en el cargo. Canadá tiene un nuevo acuerdo con la Unión Europea y México se encuentra negociándolo. Estados Unidos estaba haciendo lo propio, hasta que Trump asumió el cargo de presidente.

El “peor acuerdo comercial en el mundo jamás firmado”, según las palabras de Trump, ha sido un menospreciado aliado de Estados Unidos para la creación de empleos desde que se firmó en 1994.

 

hvillarreal@comcenoreste.org.mx

www.comcenoreste.org.mx

www.forocomcenoreste.org.mx