Hacia una movilidad sostenible en el Área Metropolitana de Monterrey

Por Ervey Cuéllar Adame, Pdte. Movimiento Vial Ciudadano

Estudios recientes sobre vialidad y tránsito, realizados en México, añaden un capítulo interesante, que es la velocidad de los vehículos, que muestran un estrepitosa caída, al pasar de 40 kilómetros por hora, en promedio en 1980, a solo 15 kilómetro por hora en el 2016. Y en las grandes ciudades como Monterrey, Guadalajara y el Estado de México, a tan solo 8 kilómetros por hora.

Este resultado, significa la pérdida de millones de horas de trabajo y de convivencia familiar, y peor aún, en un contexto cultural, en donde van a la alza los divorcios, la violencia y la desintegración familiar.

La parálisis, la asfixia vial o inmovilidad ya no solo está presente en horas pico, sino prácticamente en todo el día, sobre todo en las principales avenidas que conectan a los municipios urbanos.

Todo parece indicar que la tendencia, al menos en el área metropolitana de Monterrey, seguirá siendo contraer la velocidad. En los próximos 5 años, la velocidad será entre 3 y 5 kilómetros por hora, debido a que las políticas de movilidad, de los municipios metropolitanos, son contradictorias. Por un lado, incentivan el uso del vehículo, construyendo más obras viales, como puentes a desnivel, avenidas, autopistas, etc. Infraestructura pensada en los vehículos. Y por el otro lado, crean programas “anti vehículos”, promoviendo al peatón y al bicicletero. Sin embargo, hay una ausencia de un verdadero proyecto integral de un transporte público eficaz.

Una auténtica solución debe estar centrada en la movilidad de personas, no de vehículos.

Movimiento Vial Ciudadano propone:
1) Consolidar el plan del uso eficiente del espacio público para vialidades;
2) cambio radical en el manejo y procesamiento de la basura. Es una vergüenza la forma anacrónica e insalubre como los trabajadores, durante el día, cargan, separan y descargan en los camiones;
3) recuperar y mejorar las áreas peatonales, sobre todo las cercanas a las paradas del transporte público y el metro;
4) construir estacionamientos para vehículos, motocicletas y bicicletas en las terminales del metro, ecovía y metrobús;
5) diseñar ciclovía en circuitos escolares y universitarios, así como de acercamiento a las paradas del transporte y el metro;
6) creación de un observatorio vial metropolitano que construya una visión de movilidad holística.

 

Contacto: erveycuellara@gmail.com