Impide Cuba a titular de la OEA viajar a la isla

Por Notimex

Washington.- El gobierno de Cuba negó otorgar el visado al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, por considerar “una provocación” su viaje a la isla, para recibir un premio de parte de una agrupación opositora, reveló hoy el dirigente hemisférico.

Almagro, quien tenía previsto recibir este miércoles en La Habana el premio “Oswaldo Payá”, no pudo viajar a Cuba ni siquiera en calidad de ciudadano uruguayo, que como tal está exento del requerimiento de visa, debido a la negativa de las autoridades cubanas.

En una carta a Rosa María Payá, presidenta de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia y viuda del fallecido líder opositor cubano, Almagro dijo que Cuba transmitió su posición durante una reunión entre un directivo de la OEA y funcionarios de la embajada de Cuba en Washington.

Según Almagro, durante ese encuentro el gobierno cubano se dijo sorprendido por la intención de Almagro de viajar a la isla y por lo que caracterizó como sus “actividades anticubanas”, y señalaron que el premio no es reconocido por el Estado.

Consideraron además que el motivo por el cual solicitó la visa constituía una “provocación inaceptable”, y caracterizaron las actividades de “Cuba Decide”, la agrupación que otorga el premio, como atentatorias al sistema electoral cubano.

“El único interés de nuestra parte, ha sido, es y será facilitar el acercamiento de Cuba a los valores y principios del sistema interamericano, tanto en lo que refiere a la defensa de la democracia como a la promoción y respeto de los derechos humanos”, explicó Almagro en su misiva.

El líder hemisférico desestimó los presuntos riesgos que su visita y su aceptación de este reconocimiento podría tener para el futuro de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, así como para el bienestar del pueblo cubano.

Almagro acusó que “sería bastante ridículo que luego de 67 años de revolución, tanto el bienestar del pueblo cubano, como las relaciones bilaterales con Estados Unidos, dependieran de esta ceremonia”.

“No es mi interés evaluar la situación política interna de Cuba ni sus diferentes tendencias políticas y no me compete opinar sobre ello”, dijo, explicando que la ceremonia de este día en La Habana no es diferente de otras en las que ha participado “porque son parte de la tolerancia de los sistemas y valores democráticos”.