La apuesta de UBER

Por Daniel Carrillo Martínez / Diputado Local PAN

El comercio digital para hacer coincidir una necesidad de transporte con una disponibilidad de prestarlo ha revolucionado varios mercados.

El más representativo es UBER cuyo principio de negocio es la subutilización de vehículos particulares que podrían ser usados en lugar de los taxis tradicionales, lo que genera una menor congestión vial, ingresos adicionales para propietarios y una menor contaminación.

UBER pronto absorbió buena parte del mercado, lo que arrojó (al igual que en varias partes de México y del mundo) una serie de manifestaciones de distintos gremios prestadores del servicio tradicional de taxi, quienes protestan por la falta de marco legal que les permita su actividad.

El Congreso del Estado discute un marco legal que incluye una fortaleza en la seguridad del usuario y del conductor, una responsabilidad solidaria entre la empresa y conductor, así como la supervisión de las unidades y conductores, fijando la vía de pago electrónico como proceso de seguridad para los involucrados.

Sin embargo, el esquema de pago de la plataforma, que en un inicio establecía solo el pago electrónico, hoy lo permite también en efectivo, por lo que UBER, a través de redes sociales y con la leyenda #UberParaTodos, solicita a sus usuarios ejercer presión a los legisladores para que sea permitido el efectivo, señalando una visión discriminatoria del Congreso para 600 mil regios sin escuchar a las mayorías. Lo que parece no tomar en cuenta UBER, es lo siguiente:

* Si bien, el acceso a Internet a través de teléfono inteligente en Nuevo León alcanza una cobertura de 77%, en la última encuesta del INEGI señala que sólo el 22% lo usa para solicitar y comprar bienes y servicios, por lo que no podría denominarse un asunto de mayorías.
* El efectivo desalienta la bancarización de los pagos, lo que debilita los procesos de fiscalización y el pago de impuestos, aunado a un aumento en la inseguridad a usuarios y choferes por el manejo de efectivo.
* La gobernabilidad en los procesos de regulación: UBER se enfrenta a la coexistencia con el taxi tradicional, quien también representa una fuente de empleo, y para los que la transición al modelo de tecnologías parece inminente, pero debido a sus costos iniciales (concesión), se asume paulatina.

Parece que la apuesta de UBER es ganar a como dé lugar el esquema que mejor le permita absorber más usuarios, mayores utilidades y ejercer su poder de mercado. Al margen de los criterios de la Suprema Corte acerca de los esquemas de pago, tal vez debamos replantear las políticas de tamaño del parque vehicular y el control de flotillas de cada socio para evitar que su tamaño incremente la contaminación y fortaleciendo el principio del negocio: una oportunidad de ingresos para las personas con vehículo subutilizado.

La historia muestra los vicios del libre mercado, habrá que ver la decisión de las Instituciones ante la presión que ejerce un actor que hoy no se encuentra en regla.

Contacto: danielcarrilomartinez@hotmail.com

Twitter: @daniel_carrillo