Al momento

La herencia de la ciudad

“Llamamos desarrollo sostenible al modelo de desarrollo que es capaz de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos y posibilidades de las futuras generaciones”

Informe Brundtland, 1987.

Esta frase que hemos escuchado en muchas ocasiones cuando se toca el  tema de desarrollo sostenible no deja de ser inherente al concepto de ciudad. En 1950 el 43% de la población de México vivía en localidades urbanas, para el 2010 la cifra aumentó al 78%, cifra muy superior a la media mundial de 67% estimada por la ONU, el futuro que heredaremos a las generaciones que nos seguirán no es otro más que la ciudad, y para bien de las generaciones futuras, estas deberán ser ciudades sostenibles.

Monterrey, sin duda, es una ciudad que se debate hoy entre la explotación desmedida y los deseos de ser una ciudad sostenible, entre la actividad inmobiliaria que busca maximizar los recursos de la tierra urbana que ya escasea e intenciones de lograr una ciudad más verde. El futuro de nuestra ciudad está aún por definirse en base a las acciones y medidas en materia ambiental que se tomen en el corto y mediano plazo.

La amenaza de supervivencia para nuestra ciudad no es sólo ya la escasez de agua sino ahora también lo es la habitabilidad de la ciudad, problema que junto con el del agua deberemos aprender a superar para bien de las futuras generaciones.

Esta es la herencia de ciudad que hoy tenemos y con la que deberemos dejar un mejor futuro a las generaciones por venir. Hoy por hoy no parece tarea fácil, pero claro que es posible: ¿vas a heredar un árbol a la ciudad?, pues planta uno en tu casa o en el parque de tu colonia, ¿vas a heredar una banqueta a la ciudad?, pues arregla bien la que está frente a tu casa o tu negocio, ¿vas a dejar un edificio en la ciudad?, entonces que sea uno bien construido y estético para ya no afear más esta ciudad.

Tal vez suena simple, pero es algo a la vez sencillo y racional: si las generaciones pasadas nos hubieran heredado mejores banquetas,  tendríamos hoy una mejor ciudad.

Hace poco me pedían que me uniera a firmar una petición para que la reglamentación de las banquetas mínimas de Monterrey fueran no de ochenta centímetros, sino de un metro veinte, esto, según los activistas haría que tuviéramos banquetas 50% mejores… no, no accedí a firmarlo ni unirme a su causa porque esto no es suficiente. Para la ciudad hoy no es suficiente con banquetas un tantito más grandes, con que se demuelan dos o tres pisos de los edificios irregulares, con que se planten unos cuantos árboles el día de la inauguración del parque de la colonia, hoy tenemos que pensar en la ciudad sostenible, que bien será la mejor herencia que las futuras generaciones puedan tener.

Arq. Jorge E. Galván, MLA

Director del programa académico de Arquitectura

Centro Roberto Garza Sada CRGS de la Universidad de Monterrey

Jorge Eduardo Galván Salinas es arquitecto egresado del ITESM campus Monterrey, con Maestría en Paisajismo (Landscape) de la Universidad de Texas A&M College Station EUA, y diplomado en Bienes Raíces por la escuela de Administración y Negocios del ITESM; cuenta con más de diez años de experiencia en administración de obra, diseño del paisaje y urbano y en proyectos de planeación maestra. Actualmente es Director del Programa de Arquitectura de la Universidad de Monterrey, ha sido profesor visitante del Instituto Superior de Arquitectura y Diseño de Chihuahua,  ISAD y del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, ITESM.

Participa como investigador en el centro Urbana de urbanismo, diseño y arquitectura sustentable de la UDEM donde ha desarrollado numerosos proyectos y actualmente representa a la Universidad de Monterrey en el comité de la Agencia de Protección al Medio Ambiente y Recursos Naturales de Nuevo León y en el comité para la Agenda Sustentable del municipio de San Pedro, N.L.