La Independencia de México

Héctor Jaime Treviño Villarreal

La independencia del imperio español marcó un nuevo derrotero a México, reflejo de la sustitución que en Europa se hacía del viejo orden feudal, por el naciente capitalismo.

Lamentablemente no se logró una transformación económica social y política radical, por el final difuso que tuvo el movimiento armado, donde los realistas fueron quienes la consumaron y dirigieron al naciente país en los primeros dos años d vida independiente.

Sin embargo, las enseñanzas que dejó la lucha por la independencia fueron muchas y variadas, entre ellas: Hidalgo ha sido uno de los más grandes conductores de masas en la historia de la humanidad; amorfas, desordenadas e indisciplinadas si se quiere, pero dirigir y reunir un ejército de 150,000 personas es de gran mérito, aún en la época actual en que los medios de comunicación están desarrollados. Las condiciones de opresión del pueblo mexicano lo hicieron posible. ¡Ya quisieran muchos políticos del momento poder congregar siquiera la mitad de esa gente!

Morelos nos dejó como legado su magnífica organización y sentido social por la liberación del pueblo; el sacrificio de hombres universales como Francisco Javier Mina y Fray Servando; las guerrillas de Vicente Guerrero; la astucia, visión oportunista y sagacidad de Agustín Iturbide, son destacados en el movimiento independentista.

Claro que una cosa es liberarse del yugo colonial español y otra, conseguir la tan anhelada independencia económica; después de más de 200 años de la conclusión de esta épica gesta, no se ha logrado y tal parece que está lejos de alcanzarse.