Legislativo y Ejecutivo brasileños sospechosos en caso de corrupción

Por Notimex

Río de Janeiro.- Los líderes del Senado, de la Cámara de Diputados, cinco ministros, 10 gobernadores y los expresidentes Luiz Inacio Lula da Silva y Dilma Rousseff estarían en la lista de 83 políticos cuya investigación pide la fiscalía de Brasil por supuestos crímenes vinculados a la Operación Lava Jato.

Según filtraciones judiciales publicadas este miercóles por la prensa, el fiscal general, Rodrigo Janot, pidió el martes al Supremo Tribunal Federal (STF) que autorice las investigaciones de 83 políticos que tienen fuero privilegiado y, por lo tanto, no pueden ser procesados por la justicia ordinaria.

El nombre de los políticos y los crímenes de los que son sospechosos continúan sin ser revelados oficialmente, pues están bajo secreto de sumario, pero las filtraciones publicadas por la prensa apuntaron a los más alto del poder político brasileño.

En la lista de futuros investigados, si lo autoriza la justicia, figuran cinco ministros del actual gobierno: el jefe de la Casa Civil y mano derecha del presidente, Eliseu Padilha; el secretario de Presidencia, Moreira Franco; el recién nombrado canciller Aloysio Nunes; su predecesor, el senador José Serra; el ministro de Ciudades, Bruno Araújo, y el titular de Ciencia y Tecnología, Gilberto Kassab.

También estarían los presidentes del Congreso, Rodrigo Maia, y del Senado, Eunicio Oliveira, así como importantes senadores como Renan Calheiros, Edison Lobao y Romero Juca, todos ellos estrechos colaboradores del presidente Michel Temer y figuras de peso de su partido, el centrista PMDB.

El excandidato a la Presidencia y perdedor en las elecciones de 2014, el senador Aecio Neves, quien aspira volver a presentarse en los comicios de 2018 por el liberal PSDB también figuraría en la lista de la fiscalía, en la que también están nada menos que 10 gobernadores brasileños.

Los expresidentes Dilma Rousseff, destituida en agosto por juicio político, y Luiz Inacio Lula da Silva, imputado ya en tres causas vinculadas a la Operación Lava Jato, también están entre los políticos que la fiscalía quiere investigar.

El pedido de Janot se basa en las informaciones reveladas por 77 ejecutivos de la constructora brasileña Odebrecht, en el ojo del huracán en varios países de América Latina por sus pagos ilícitos a políticos a cambio de adjudicarse obras públicas, quienes revelaron a las autoridades brasileñas todo cuanto saben de la Lava Jato a cambio de una remisión de la pena.

Los nombres de los políticos están hasta el momento bajo secreto de sumario, así como las confesiones de los 77 ejecutivos de Odebrecht, pero Janot pidió al Supremo que permita la publicación para “promover la transparencia y garantizar el interés público”.

La Operación Lava Jato (“Operación Limpieza de Autos”) cumple su tercer año de investigaciones y ya afectó a decenas de políticos, funcionarios de la empresa Petrobras y hombres de negocios, pero la trama de corrupción mayor en la historia de Brasil, cuyos tentáculos se expanden por América Latina, puede ahora adquirir una mayor dimensión.

El presidente brasileño prometió destituir a los ministros imputados (no a los acusados), mientras eventuales revelaciones sobre su participación en la trama podrían afectar a la permanencia del propio mandatario, ya que la justicia electoral investiga si la campaña de Temer y de Rousseff recibieron fondos ilegales en 2014.