Lo mínimo que deberías sentir, es culpa

Por Michel Gaymard / Conferencista

¿A quién no le llegaron a decir estas palabras?, sin duda alguna a muchos de nosotros y aquellos a quienes no se las dijeron, igual sienten de una u otra forma culpa, quizá un poco más escondida, pues cuando la culpa se hace consciente, deja de ser culpa para convertirse en responsabilidad, pero en muchos casos mantener vigente el sentimiento de culpa parece ser lo mas normal y natural en este mundo, tanto, que aquellos que no la sienten, no son de este mundo.

Hay personas que dicen no sentir culpa, comentan que la culpa es de los demás, y así se sienten libres de ella, más la culpa no es sólo de quien la siente, sino de aquel que siente que también es del otro, sentir culpa es de ambas partes, algunas veces nos sentimos culpables por no sentirnos culpables, cuando la culpa esta escondida, la podemos identificar cuando sentimos miedo, pues solo una mente que no se perdona a si misma puede sentirse culpable y tener miedo a las represalias que tarde o temprano la culpa trae consigo, he ahí la fuente del miedo.

Para salir lo mas pronto de dicho sentimiento: Reconoce lo más honestamente posible que sientes culpa e inmediatamente elige de nuevo, ya que ese sentimiento es una elección que haces en la mente, obvio todo esto es sin darte cuenta, y sólo para seguir siendo fiel a la promesa oculta de que “Lo mínimo que sentirás será un poco de culpa”, obviamente el objetivo de estas palabras no es ahora culpar a aquellos que nos enseñaron dicha idea, sino llegar a la comprensión de que la culpa no sirve para tener una mente clara y despejada, pues nos mantiene temerosos y aislados del mundo, demos gracias a aquellos que algunas vez nos dijeron semejantes palabras, ya que desde su entendimiento y comprensión de vida, fue lo mejor que podían darnos, pues si te empeñas en buscar culpables, distraerás a tu mente de tal manera que se perderá en sus propias historias y alucinaciones, pues la mente que no perdona, vive enojada y en duda, llena de miedo y ansiedad, temerosa de que el futuro sea igual al pasado, pero impotente en perdonar en el presente, la mente que no se perdona a si misma se vuelve cruel y despiadada.

Aprendimos a vernos en la culpa, hasta la veneramos en algunos lugares y oramos en base a ella, y cuando no la experimentamos en el día, llegamos a sentir que algo falta, la culpa sólo distrae a la mente, haciendo que ésta se vuelva su peor enemiga, ahí es donde inicia la guerra con uno mismo, afortunadamente esto se puede evitar, si eliges enfrentar las consecuencias de tus actos y hacerte responsable de las decisiones que tomaste y tomarás en un futuro que está cada instante más cerca de lo que imaginas, aprende a tomar decisiones libres de culpa y miedo, recuerda que la única libertad que aún te queda en este mundo, es la de elegir de nuevo.

Si quieres aprender a deshacer el sentimiento de culpa en la mente, entra a youtube y sígueme como: Michel Gaymard canal o en facebook como: Michel Gaymard

Te deseo unas excelentes vacaciones de Semana Santa

 

Contactomichelgaymard@gmail.com