Los ahorros del Congreso

Por Tatiana Clouthier / Consejera Evolución Mexicana

Regresamos de vacaciones y los cristianos nos deseamos Felices Pascuas, que en términos comunes es la Resurrección. Así, de la misma manera resucitan los “ahorros” realizados por el Congreso de Nuevo León.

Por un lado, presumieron los diputados que lograron un ahorro de 70 millones de pesos, y al mismo tiempo se escucha que de esos “ahorros” se dieron donativos a distintas organizaciones de beneficencia.

Wow, queda claro que es maravilloso apoyar a las organizaciones que hacen labor en beneficio de la sociedad. Sin embargo, no podemos llamarle ahorros pues al final del día se convirtieron esos recursos en gastos, al salir de las arcas al pagarse a un tercero. Conclusión no hubo ahorro real a la hora de cerrar las cuentas en el Congreso de Nuevo León.

Por otro lado, tenemos la gran duda de por qué un Poder Legislativo hace tareas para las cuales no está facultado. Es decir, en ningún lado dice que al Poder Legislativo le corresponde dar donativos. Otra cosa muy distinta sería que cada diputado decida, tomar una cantidad de su sueldo y sumarla al de sus compañeros y con eso realizar un donativo. Segura estoy que eso no fue lo que se hizo eso sino todo lo contrario. Vieron de donde tomar dinero que no afecte sus bolsillos y se tomaron la foto. ¡Una gran pena! Saludan con sombrero ajeno pues el final del día, el recurso que entregan son nuestros impuestos.

Vaya manera de resurgir por parte de los legisladores quienes se esconden cuando les conviene y no llevan a cabo las labores que realmente les corresponde y si meten la cuchara donde no.

Además, si de rendir cuentas y escrutinio se trata, tarea que sí les toca hacer como cuerpo colegiado hacia con el Ejecutivo, lo hacen y muy bien.

La pregunta es, ¿quién los revisa y les checa sus cuentas a ellos? No se puede pedir lo que no se está dispuesto a dar.

 

Contacto: tamaramtz@gmail.com