Al momento

“Marichuy” la verdadera opción independiente para la elección presidencial de 2018

Samuel Hiram Ramírez Mejía / Maestro de Derecho y Ciencias Sociales de la UDEM

Ma. De Jesús Patricio Martínez, “Marichuy”, es para mí la verdadera opción independiente para la elección presidencial de 2018. Lo digo teniendo en cuenta que el concepto de candidatura independiente, desde mi perspectiva, implica a una persona que desea ser electa para un cargo público, sin proceder de las estructuras partidistas tradicionales, aunque sí con una reconocida labor política desde las bases de la sociedad. Una candidatura independiente debe ser, por definición, disruptiva.

La persona que desee ser electa por la vía independiente, también, debe interpelarnos y movernos hacia nuevas formas de hacer política. “Marichuy” puede representar justamente todo esto.

Por principio de cuentas, “Marichuy” nos debe mover a cuestionar qué tipo de sociedad somos, cuando un 18 por ciento de población encuestada siente que sus derechos no se respetan en razón del color de su piel (ENDIS 2010); o bien, cuando en nuestra vida cotidiana usamos frases de “sabiduría popular” como: “No tiene la culpa el indio, sino el que lo hace compadre”, o, por el otro lado, cuando queremos decir que alguien es tonto o ha cometido un error, podemos simplemente expresar: “¡Ah, cómo eres indio!
“Marichuy” es indígena nahua de Tuxpan, Jalisco y es mexicana. Forma parte de las más de 11 millones de personas en México que pertenecen a algún pueblo o comunidad indígena.

En este sentido, su candidatura independiente nos obligaría a reconocer, de una vez por todas, que México es pluricultural y que algunas respuestas a nuestros problemas pueden encontrarse desde lo diverso de nuestro país. Además, estimo, nos interpela a buscar justamente caminos diferentes desde una dimensión intercultural.

Creo firmemente que frente a los partidos políticos tradicionales, con sus candidaturas típicas y sus respuestas convencionales, “Marichuy” es una verdadera opción que representa “la hora de los pueblos, [la hora] de organizarnos para decidir nuestro destino (…) a gobernarnos.” (https://www.congresonacionalindigena.org/2017/11/27/palabra-marichuy-texcoco/).

Igual de importante es que “Marichuy” es una mujer mexicana comprometida con los derechos humanos. Y no me refiero a una respuesta política desde lo femenino, sino al empoderamiento de las mujeres en un país en donde, desafortunadamente, mujeres y varones aún no somos realmente iguales; en donde, trágicamente, en promedio mueren 7 mujeres diariamente.

La candidatura independiente de “Marichuy” nos hará vernos en el espejo nacional para reconocer que “destruir o privatizar nuestros cuerpos y nuestras vidas es esa misma opresión que hacen los hombres de todas las esferas de la sociedad contra las mujeres, es ese mismo desprecio y violencia que se vive en muchos hogares, en las familias, en las fábricas, en las oficinas y en los campos, porque es la opresión capitalista.” (https://actividadesdelcigysuvocera.blogspot.mx/2017/11/palabras-de-maria-de-jesus-patricio_26.html).

Para mí nadie más, independiente o no, está siendo tan disruptivo como el movimiento de “Marichuy”. Por esta razón, considero que ella representa la auténtica respuesta independiente a los grandes problemas nacionales.

 

Contacto: samuel.ramirez@udem.edu