Nuevo León sin Hambre

Por Daniel Carrillo Martínez / Diputado Local PAN

#HambreCero

Combatir el hambre en el mundo es un reto del desarrollo humano; en México y en Nuevo León, tampoco es cosa fácil, pero hay caminos que podemos seguir. De acuerdo con cifras de CONEVAL e INEGI para 2016, de los 314 mil hogares que se quedaron sin una alimentación sana y variada, casi el 50 por ciento padecieron Hambre, lo que nos arroja que cerca de 700 mil personas padecen pobreza alimentaria, por cierto, es la cifra más baja para un Estado en el país.

Al mismo tiempo y de forma paradójica, millones de toneladas de alimentos al año terminan en la basura. La FAO estima que cerca de 1,300 millones de toneladas de alimentos que se producen en el mundo se desperdician, mientras en México, la cifra estimada por el Organismo ronda más de 10 millones de toneladas, situación dolorosa para un país con más de 7 millones de personas en extrema pobreza. Dicho desperdicio es originado por la industria (tiendas, supermercados, centrales), servicios (restaurantes, hoteles) y en los hogares.

Desafortunadamente, de esta cantidad total de alimentos que se desperdician solo se recuperan menos del 2 por ciento (120 mil toneladas al año) a través de la Red de Bancos de Alimentos de México, y que son distribuidos a través de esquemas de identificación de personas con necesidades alimenticias en polígonos principalmente rurales. Este esquema integra una capacitación integral de alimentación adecuada que busca fortalecer los hábitos de preparación de alimentos y aprovechamiento para la mejor nutrición de las personas.

En Nuevo León, se recuperan cerca de 5 mil toneladas anuales a través del Banco de Alimentos de Monterrey con lo que se atiende cerca de 40 mil personas en el Estado; sin embargo, requerimos aumentar casi 20 veces esta cifra si queremos lograr nuestro objetivo: que ningún individuo tenga hambre en Nuevo León.

Justo el 16 de octubre se celebra el Dia Mundial de la Alimentación y en Nuevo León lo festejamos aprobando la Ley del Derecho a la Alimentación Adecuada y Combate al Desperdicio de Alimentos, única en su diseño en el país que busca combatir los dos problemas: Recuperando alimentos evitando desperdicio, y distribuimos balanceadamente para erradicar el hambre de forma nutritiva.

Esta normativa incorpora convenios entre Entidades Alimentarias, Bancos de Alimentos y Gobierno para recuperar la mayor cantidad de alimentos dentro de la cadena de producción, distribución y comercialización otorgando beneficios fiscales a los benefactores e incluyendo partidas presupuestales para la recuperación de alimentos en los campos agrícolas, generando empleos y beneficios a la tierra.

Esta legislación será base de los tres pilares estratégicos del modelo #HambreCero NL con la que Sociedad, Empresarios y Gobierno erradicaremos este problema que ataca la dignidad humana en nuestro Estado. El hambre dejó de ser un problema de falta de recursos y hoy es un reto de distribución de nuestro exceso; evitemos que nuestras buenas intenciones sean superadas por nuestros malos hábitos.

 

Contacto: danielcarrilomartinez@hotmail.com

Twitter: @daniel_carrillo