Pan de muerto: trabajo, negocio y tradición

Notimex

México.- “Sí te das cuenta, toda base del pan de muerto es redonda, porque simboliza la vida y la muerte”, asegura José Alberto Torres, quien amasa de manera veloz la pasta para abastecer sus pedidos.

¿Por qué es tan solicitado el pan de muerto en estas fechas?, pues supongo que para ponerlo en la ofrenda, para seguir con esa costumbre”, señala el joven desde su pequeña panificadora al oriente del Estado de México.

De acuerdo con datos de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en 2011, de las actividades que más realizan los mexicanos por la celebración del Día de Muertos es la compra del pan, con un porcentaje de 94 por ciento de los entrevistados.

Con agilidad, José Alberto retoma la pasta realizar la tradicional figura de pan en distintos tamaños.

“La bolita de arriba representa el cráneo; las cuatro tiras en forma vertical representan los huesos; mientras que la base redonda, como decía, es por el ciclo de la vida y la muerte”, explica.

Mientras muestra las enseñanzas que le dejaron sus hermanos, confiesa que el único ingrediente extra que aplica para este producto es la naranja.

“Lleva más mantequilla y le ponemos ralladura de naranja a comparación del pan que elaboramos a diario”, expresa a Notimex.

“Por esto es que lo damos un poquito más caro que el otro, por los ingredientes que le agregamos, pero la gente de todos modos lo compra, nunca ha dejado pagarlo”, manifestó.

La Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canainpa) estima que se consumen alrededor de 30 millones de piezas de pan de muerto entre el 30 de octubre y el 2 noviembre, una derrama económica de dos mil millones de pesos.

El panadero José Alberto Torres, confiesa no saber el verdadero origen de esta tradición.

“Sé que es una mezcla de la cultura prehispánica con la Conquista; lo que sé ahora es que ya es una tradición mexicana, un elemento más de la ofrenda y otro elemento más que nos distingue como mexicanos”, destacó.