Pedir perdón No Basta…

Por Luis Gerardo Treviño / Integrante del Comité de Selección y Pdte. Vertebra

Cuando el país se levanta reclamando los excesos de casos de corrupción, surge el tema de la Casa Blanca donde salió la inquilina a explicar sus ingresos, lo que muchos de sus colegas artistas nunca vieron a pesar de tener más años de experiencia y carrera.

De aquellos días, la que salió a dar la cara y las explicaciones fue la señora, explicaciones que no convencieron y que según los especialistas de manejo de crisis, quien en realidad debió salir a explicar fue el marido, defendiendo a su cónyuge y si alguien quería pleito, que fuera con y contra él, que ‘no se metan con mi señora’, bueno eso se esperaría de cualquier matrimonio ordinario.

Al tiempo salió el propio Presidente a pedir disculpas por los temas de corrupción y para justificar dijo, que la corrupción era algo “cultural de los mexicanos”.

Nació el Sistema Nacional Anticorrupción.

Aquí en el Estado, el fin de semana anterior en el arranque de la Campaña denominada “Campanas a la Victoria”, Don Jaime Rodríguez pidió disculpas por qué antes dijo que no iba a ‘chapulinear’ y resultó que siempre sí, el tema para reflexionar es; ¿qué piensan los políticos? ¿qué se puede mentir, engañar, estafar, prometer, ofrecer, comprometerse y cualquiera de los verbos, que en condiciones normales obligan?

Ya que les resulta fácil, sencillo y simple mentir, engañar o estafar, al fin y al cabo que cuando se enojen, ponen cara de arrepentidos y piden una disculpa en público y asunto arreglado, lo dan como cosa juzgada y se olvidan del tema.

Los ciudadanos con ayuda de las Organizaciones y los medios, debemos conservar la memoria y sancionar los engaños con el repudio y la consecuencia electoral.

Contacto: ltrevino@regioasistencia.com, @luisgvertebra