Prevención sin Prejuicios

Por Alternativas Pacíficas A.C.

Como hemos mencionado con anterioridad, en Alternativas Pacíficas A.C. atendemos la violencia familiar y de género, uno de nuestros objetivos es prevenirla proporcionando información a la comunidad, por medio de talleres, cursos, pláticas e intervenciones comunitarias y con una metodología y pedagogía de trabajo, difundimos información referente a la equidad de género y a no naturalizar la violencia.

Dichas actividades se llevan a cabo tanto en empresas como en Instituciones Públicas como secundarias, preparatorias y centros comunitarios. Fue así, al estar realizando este ejercicio de Prevención Primaria, que nos dimos cuenta de que existe un grupo demográfico muy amplio, sensible y sobre todo muy desatendido, que son los jóvenes que forman parte de una pandilla. Es habitual que después de exponer una plática en una preparatoria y/o una secundaria, se acerquen algunos jóvenes a referirnos que están padeciendo algún tipo de agresión. Y es a través de temas claves como: “Violencia en el noviazgo” como nos dimos cuenta que esa información debía traspasar las paredes de un salón.

El trabajo resultó ser mucho más realizable de lo que esperábamos. Nos apoyamos en otra organización civil que es “Raza Nueva en Cristo”, para el primer acercamiento, mediante un simple balón de soccer y “botana”, los cuales descubrimos que resultarían ser nuestra arma secreta, para posteriormente acercar al taller a ese grupo de adolescentes donde algunos asisten escépticos y quizá hasta intoxicados, pero donde los temas de Desarrollo Humano, identidad, autoestima, bullying y trabajo con la comunidad, equidad de género son recibidos con atención y participación, los y las jóvenes se comprometen a asistir a ocho sesiones y donde sólo bastaba como aliciente la promesa de que al asistir, se realizará un torneo de soccer como clausura y se rehabilitaría un espacio público; generalmente piden luz para na cancha, esto se logra gracias a las alianzas pactadas con los municipios donde se trabaja y donde al final toda la comunidad resulta beneficiada.

Los pequeños cambios que se gestan de manera individual en los asistentes al taller, generan un enorme bienestar social, rompiendo así los paradigmas del pandillero violento. Para ALPAZ, es muy importante continuar con este tipo de intervenciones, “Sumarnos para no sumirnos”, continuar haciendo alianzas entre organizaciones civiles y gobierno, para poder lograr una comunidad más informada, más tolerante y sobre todo más incluyente.

En mi caso como maestra de adolescentes; sin duda he encontrado en los talleres del barrio más respeto, empatía y agradecimiento hacia mi trabajo, que con otros alumnos que sí cuentan con mayores oportunidades y en entornos más privilegiados.

Así que, NO hagamos como si las personas en situación de pandillas no existieran, son muchos y ahí están… detrás de esa pinta que intimida y que repele, existe un ser humano igual de valioso que mis hijos (as) o tus hijos(as), incluso son capaces de llevar luz al barrio.

Mónica Lucía González

Contacto: prevencion@alternativaspacificas.org