Revelan reunión del Papa con polémica empleada de EUA

Por Notimex

Washington.- Kim Davis, una funcionaria de Kentucky que estuvo presa por negarse a emitir licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo a pesar de una orden judicial, reveló hoy que se reunió en secreto con el Papa Francisco en Washington.

El encuentro, confirmado por el Vaticano, tuvo lugar en momentos que la empleada es centro de una polémica nacional sobre si los funcionarios públicos tienen el derecho de violar la ley por razones de conciencia religiosa.

“Nunca pensé que me reuniría con el Papa. ¿Quién soy yo para tener esta rara oportunidad? Solo soy una empleada de condado que ama a Jesús y desea servirlo con todo mi corazón”, indicó Davis a través de su equipo legal.

Davis, empleada de la oficina de licencias matrimoniales en el condado de Rowan, fue encarcelada temporalmente este mes por negarse a firmar con su nombre las actas de matrimonios entre personas del mismo sexo bajo el argumento de que quebrantan sus principios religiosos.

“No puedo desmentir que el encuentro tuvo lugar, pero no tengo comentarios que agregar”, dijo el vocero del Vaticano, Federico Lombardi.

La reunión de Davis con el Papa, que se dijo tuvo lugar el jueves pasado durante la visita del jerarca católico a Washington, dejó al descubierto uno de los temas de discrepancia entre el Vaticano y el gobierno federal estadunidense.

Durante su visita a Washington, el pontífice realizó también una visita que no estaba en su agenda oficial a las Hermanitas de los Pobres, una congregación que alcanzó notoriedad internacional por demandar al gobierno federal por la Ley de Salud Asequible (ACA), mejor conocida como Obamacare.

Las Hermanitas de los Pobres se oponen a una de las cláusulas de Obamacare que obliga a las empresas a ofrecer a sus empleados cobertura médica que incluya el pago de anticonceptivos. Su petición está siendo considerada por la Suprema Corte de Justicia.

El Vaticano señaló en su momento que la inesperada visita del Papa con Las Hermanitas de los Pobres fue un “signo de apoyo”.

Durante su primer evento en Estados Unidos, frente al presidente Barack Obama, el líder católico resaltó la importancia de la libertad religiosa.