¿Qué significa realmente Área Metropolitana de Monterrey?

Por Ma. Por Concepción Landa García Tellez / Diputada de Movimiento Ciudadano

La semana pasada hablamos de la importancia de redireccionar el desarrollo urbano desde una perspectiva metropolitana; para ello mencioné dos retos: el primero actualizar el reconocimiento del área metropolitana y segundo establecer políticas metropolitanas que permitan una planeación urbana integral.

El actualizar el número de municipios que integran el área metropolitana, no parece ser tan complejo, como lo será la coordinación entre estos municipios integrantes de la misma.

Suena sencillo, pero para llegar a que esto sea posible, es necesario construir bases sólidas en los aspectos jurídicos, administrativos y pasar de una autonomía a ultranza a una “internomía” es decir, una interdependencia en red.

Entiendo que cada municipio debe tener esa cualidad de autonomía y es importante aclarar que no la pierde, más bien esta es transformada en parte de un sistema que permite evolucionar a toda el área metropolitana.

Debemos entender que ya no puede existir un crecimiento individualizado, al paso de los años, los intereses individuales, municipales y urbanísticos han prevalecido por sobre el beneficio colectivo y ¿cuál ha sido el resultado? Una grave afectación en la calidad de vida, vivimos atemorizados, defendiéndonos, sin compartir.

Hay que generar instancias de coordinación como una junta metropolitana, integrada por autoridades estatales, municipales y un representante del legislativo, quienes a través de un convenio harán sinergia para desarrollar la metrópolis de manera integral.

En nuestro viaje a Guadalajara, una metrópolis que inició varios años su proceso de desarrollo como tal, vimos como ellos ya hablan de pasar a servicios públicos metropolitanos y han constituido ya una agencia metropolitana de seguridad, mientras nosotros, apenas estamos viendo cómo nos vamos aponer de acuerdo para trabajar todos juntos.

Este proyecto ya no tiene vuelta de hoja, se hace o se hace, la ciudad lo pide a gritos. Los municipios deberán pensar en el bien colectivo por encima del particular, debe existir voluntad política, lo jurídico no puede ir por encima del bienestar y la calidad de vida de las personas. Ya estamos inmersos en el cambio de paradigma los municipios deben ser parte de esta innovación.

Debemos poner a las personas en el centro de desarrollo, si no lo hacemos ya, Monterrey y el estado se convertirán en unos de los peores lugares para vivir.

 

Contacto: concepcionlanda@gmail.com