Al momento

“Tesoros más grandes con los que cuenta la sociedad, son los adultos mayores”

Por Andrés Cantú Ramírez / Diputado local PRI

Uno de los tesoros más grandes con los que cuenta la sociedad, son definitivamente nuestros adultos mayores. Su sabiduría, su enseñanza y su ejemplo son sin duda los cimientos de los principios y buenos valores.

Aún recuerdo los consejos y las historias que nos contaba mi abuelo Benito cuando íbamos al rancho. Se sentaba en su mecedora y nos mantenía por horas, a mis primos y a mí, escuchando sus anécdotas y andanzas de juventud. Siempre terminaba con un consejo en el que nos instaba a ser hombres de palabra, honestos y trabajadores. En fin, un “hombre de los de antes”, como se dice en el norte.

Según datos proporcionados por el INAPAM, en Nuevo León residen hoy en día más de 400,000 personas de 60 años o más, lo cual representa el 8% de la población del estado. Por desgracia, muchos de ellos padecen de enfermedades metabólicas, tales como la Diabetes o la Hipertensión, o, peor aún, según estudios, cada vez aumenta más la cifra de abuelitos que poseen alzheimer, dura enfermedad en la que la memoria nos juega una mala broma y, quien cuenta con ella, no puede recordar ni siquiera su nombre o su domicilio.

En nuevo León contamos con la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores, instrumento legal que tiene por objeto velar por los derechos de nuestros abuelitos. Pues bien, además de ella, hace algunos meses presenté una iniciativa la cual fue aprobada, con el fin de garantizar que todos nuestros adultos en plenitud reciban un trato preferencial en todas y cada una de las entidades que presten algún servicio en el estado y sus municipios. Ello con el fin de evitar que tengan que esperar por horas para realizar un trámite o que hagan fila. Un trato poco digno para quienes trazaron con su trabajo y empeño nuestro camino.

Nuestros abuelos ya sembraron lo suficiente, y ahora es tiempo de cosechar. Facilitémosle la vida y hagamos sus días más amables. Vamos a darles el paso, cederles el asiento y a regalarles una sonrisa. Y no olviden darse el tiempo para sentarse un momento con ellos, y escucharlos. Les aseguro que aún tienen muchas historias, consejos y sabiduría que compartir.

¡Hasta la próxima!

 

@AndresCantuRmz