Urge incentivar el uso del transporte público masivo y la bicicleta

José Luis Garza Ochoa / Diputado Local del PRI e integrante del Comité de Transporte

Según datos del INEGI, existe en nuestro Estado un parque vehicular de aproximadamente dos millones de vehículos. Nuestra entidad, ocupa el cuarto lugar a nivel nacional con mayor parque vehicular, sólo por debajo del Estado de México, Ciudad de México y Jalisco.

Es importante reconocer, que la mayoría de las entidades federativas del país, tienen el gran desafío de satisfacer las grandes necesidades de transporte de la población, transformando lo que tenemos en algo mejor.

El enfoque en el tema de políticas públicas en materia de movilidad tendrá que ser diferente.

Hay que mencionar, que actualmente en la mayoría de las ciudades del país se suelen implementar acciones enfocadas a privilegiar el uso del automóvil particular, sin percatarse que éstas medidas no suelen ser las mejores soluciones de fondo; mayores vialidades, el incremento de estacionamientos, la construcción de puentes y pasos a desnivel, son acciones que tienden a perpetuar aún más la problemática del congestionamiento vehicular.

Existe evidencia sólida de que la gestión de la movilidad en las ciudades, debe estar dirigida a reducir el uso del automóvil particular, a la vez mejorando el resto de las opciones de movilidad.  En el caso del área metropolitana de Monterrey, urge una mayor inversión en el mejoramiento de los sistemas de transporte público masivo; resulta fundamental una mayor inversión para la adquisición de más vagones para el Metro, así como el incremento e implementación de un mayor número de Sistemas de Transporte Público Masivo de Autobuses tipo BRT (llamados así por sus siglas en inglés por Bus Rapid Transit).

Así mismo, es necesario el mejoramiento de banquetas, así como la creación de carriles exclusivos para bicicletas como actualmente se encuentran en la Ciudad de México.

En este contexto, el promover el uso de la bicicleta como medio de transporte se presenta como una alternativa atractiva para implementar en las ciudades, sobre todo en la periferia, pues no sólo ofrece la oportunidad de realizar actividad física y prevenir las consecuencias de estilos de vida poco saludables, sino además contribuye a abordar otros retos derivados de la vida urbana actual, como son la contaminación del aire, inseguridad, peligro en las calles y falta de espacios públicos para la gente.

Contacto: joseluisgarzaochoa@hcnl.gob.mx