Volver a tener una familia

Luis Rodolfo Dominguez Jaramillo/Procurador de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado

La adopción en el Estado de Nuevo León, en base a los artículos 410 bis, 410 bis I, y demás relativos a la Adopción Plena, del Código Civil vigente del Estado, establece que el adoptado por adopción plena adquirirá la misma condición de un hijo consanguíneo; es decir, la filiación completa respecto al adoptante o adoptantes y a la familia de éstos, dejando sin efectos los vínculos que tuvo con su familia de origen excepto para contraer matrimonio. El adoptado adquiere en la familia de los adoptantes, los mismos derechos y obligaciones del hijo consanguíneo y debe llevar los apellidos del adoptante o adoptantes.

Actualmente la adopción, es en última instancia, el instrumento por medio del cual aquellos menores de edad que por diversas causas, víctimas de algún delito, abandono, falta de redes de apoyo familiar, entre otras; han sido privados de crecer en un núcleo familiar y por lo tanto la adopción les da la oportunidad de integrarse a un ambiente armónico, protegidos por el cariño de una familia adoptiva que propicie su desarrollo integral y les ofrezca condiciones de estabilidad emocional, que los dote de una infancia feliz y los prepare para la vida adulta.

La adopción dejó de ser una prerrogativa de los adultos para convertirse en un derecho de las Niñas, Niños y Adolescentes. Por lo que la motivación de cada uno de los solicitantes debe ser coherente con las necesidades de las Niñas, Niños y Adolescentes susceptibles de adopción y el deseo de ser padres; es decir que no existan motivaciones inadecuadas tales como: carencias o dificultades en la pareja en la que se pretenda que con la llegada de un hijo brindará solución al respecto o bien problemas de soledad o enfermedad o el interés de darle un hermano al hijo que ya se tiene, razones filantrópicas, humanitarias o religiosas y todas aquellas que vayan en contra del interés superior del NNA y que se basen únicamente en el interés de los solicitantes.

En sí la adopción consiste en la posibilidad de brindar una familia a esa Niña, Niño o Adolescente susceptible de adopción, para colmarlos de amor, límites y cuidados responsables, siendo respetuosos de su individualidad y de su pasado, con el fin de guiarlos adecuadamente.

Contacto: ljdominguez@difnl.gob.mx   y   bjrodriguez@difnl.gob.mx