Crianza e inteligencia financiera

 

Por Nerio Morillo / Cook and Coach Co Creador Familiando

Vengo de una familia de clase media trabajadora, donde la educación y trabajo digno era una fórmula ideal, para progresar en un país rico en recursos naturales y boyante en oportunidades, como lo fue la Venezuela en la que crecí; como sabemos esto es historia, no me detendré a explorar las razones del deterioro, pero si en la forma en que buena parte de mi generación fue criada, la relación con el dinero y el impacto de un modelo mono rentista, en nuestros hábitos de consumo y el manejo de nuestra finanzas.

Siendo hijo de dos profesionales, con destacado desempeño en lo académico y laboral, uno en el manejo del capital humano y el otro en el estudio de los fenómenos económicos; no recuerdo el haber tenido ninguna conversación con mi mamá o con mi papá, en la forma de relacionarme con el dinero o alguna orientación sobre tomar decisiones correctas desde lo financiero; lo que si recuerdo era el modelaje de compras interminables en Navidad, la bolsa o la cartera, llena de tarjetas de crédito siempre al límite y una sensación de bienestar artificial en lo financiero, que no respondía ni a una planificación real del gasto o a la internalización del ahorro como valor familiar.

Las consecuencias: un legado generacional de malas prácticas financieras, repetición sistemática de patrones irracionales de consumo y una herencia de deudas por atender. La intención de esta aproximación, es compartir con ustedes, que tan importante como lo es el hablar de drogas o de sexualidad con nuestros hijos, lo es el tema financiero y como aprender a usar el dinero; más allá de nuestras diferencias desde lo religioso o lo social, vivimos en una sociedad donde el orientar y modelar un manejo responsable de los recursos, haciendo del ahorro una práctica natural e impulsando desde casa, el espíritu emprendedor a temprana edad, puede ser un factor diferenciador de nuestros hijos, que los posicione como hacedores del cambio, en un mundo tan desigual y competido como el actual.

Empecemos entonces por hacernos conscientes, de con que hemisferio del cerebro estamos tomando las decisiones financieras, desempolvemos el libro de Kiyosaki que ya cumplió 20 años, metamos en agenda esta conversación importante con nuestra pareja e hijos y que nuestra acción, sea congruente con lo pregonado.

Contacto: neriomorillo@familiando.org