Esperanza: Blindaje frente al acoso escolar

Por Angélica Quiroga Garza | Centro de Tratamiento e Investigación de la Ansiedad, Universidad de Monterrey
En la adolescencia, el bienestar psicológico, medido a través de la satisfacción familiar y escolar, favorece el balance personal afectivo ante las situaciones negativas. La esperanza, expectativa positiva acerca de la posibilidad de superar una situación negativa, se desarrolla durante la infancia y la adolescencia. La esperanza es un estado que involucra emociones positivas que se orienta a metas y vías de acción para lograrlas, supone un encaminarse hacia lo deseable. Por otro lado, la soledad o percepción de sentirse solo y no necesariamente estarlo en realidad, se presenta cuando las relaciones interpersonales no resultan satisfactorias. Suele acompañarse de tristeza y enojo.

En distintos estudios realizados en el Centro de Tratamiento e Investigación de la Ansiedad de la Universidad de Monterrey en escuelas secundarias se ha encontrado que existe una relación entre disfuncionalidad familiar, exposición a la violencia escolar y sentimientos de soledad. La constante exposición a la violencia directa dentro del ámbito escolar genera incapacidad para relacionarse y desarrollarse en ámbitos sociales, que lleva a un estado de soledad y de aislamiento social. Se encontró asimismo, que la esperanza permite al adolescente tener respuestas y estrategias para enfrentar las distintas situaciones, incluyendo el acoso escolar.

Estos hallazgos plantean la necesidad de intervenir a nivel escolar, familiar y personal. Trabajando con los padres para brindar herramientas generadoras de un ambiente estable y positivo en casa. Con maestros y alumnos, los esfuerzos se centrarían en el desarrollo de recursos personales y grupales para el manejo de la soledad, para el incremento de la calidad de las relaciones interpersonales en la escuela y para el desarrollo de la esperanza de manera que se transforme en redes de energía capaces de poner en movimiento a otras personas para alcanzar metas o bien encontrar alternativas para superar eventos críticos e idear nuevas formas de actuar.