Incendios Forestales en Nuevo León, Parte III

Por Juan René Hernández Sáenz, Gerente Estatal de la Conafor

Continuando con el tema de Incendios Forestales, las condiciones meteorológicas que se han presentado en nuestra entidad, por bajas temperaturas cuyas heladas han quemado el material combustible liviano, como los son los pastos y las herbáceas, así como matorral arbustivo, dichos materiales combustibles se encuentran en disponibilidad de arder con cualquier fuente de ignición.

Además con menor precipitación y la vegetación seca, y que si a ello contamos con altas temperaturas y el uso del fuego no controlado en zonas rurales y de recreación, se puede esperar la presencia de incendios y su rápida propagación, sobre todo en los meses de febrero y marzo, con la presencia de vientos fuertes y arrechados como se presentan en esta zona. Entre más sequía acumulada, mayor será la probabilidad de incendios forestales de mayor intensidad y de gran severidad y extensión.

Para enfrentar la temporada de incendios durante 2018 se contará con un estado de fuerza de cerca de 1,057 combatientes tanto de la Conafor como de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Gobierno del Estado, gobiernos municipales, brigadas rurales y brigadas comunitarias, además de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y personal de Policía Federal, así como de Policía Rural de Gobierno del Estado, mismos que se han estado capacitando en manejo del fuego y seguridad personal, estos últimos para que den la primera respuesta ante el inicio de un incendio y que pueda quedar precisamente en un conato de incendio.

Para la atención de este tipo de incidentes en el estado, se cuenta con un Equipo Estatal de Manejo de Incidentes, que es parte del Comité Estatal de Protección Contra Incendios Forestales, un Grupo Directivo y un Grupo Técnico Operativo, que a su vez son parte del Sistema Regional y Nacional de Manejo de Incidentes.

Contacto: rene.hernandez@conafor.gob.mx