La peor debacle financiera en la historia de NL

Por Lic. Iván Garza Téllez

La cuenta pública de 2012 del Gobierno de Rodrigo Medina con el mayor monto financiero de observaciones, más de 14 mil millones de pesos, pasa en el Congreso luego de que el PRI consigue la mayoría de diputados de una manera bastante cuestionada.

La opinión pública cree que hay algo muy turbio en esta Cuenta Pública que revisó la Auditoría Superior del Estado (ASE).

El detalle de las observaciones por 14 mil 300 millones de pesos puede leerse en el siguiente vínculo: http://www.asenl.gob.mx/InfResultados/2012/poder_ejecutivo_del_estado_2012.pdf.

Los votos de los priistas y la excusa de Édgar Romo y sus colaboradores, dos de ellos ex panistas, son una muestra del desprecio por la legalidad y el uso faccioso de las instituciones.

Pero hay otro capítulo más preocupante en las finanzas estatales, la excesiva deuda que durante el gobierno de Rodrigo Medina se ha incrementado y que hoy asciende a 53 mil 954 millones de pesos, según reveló el tesorero Rodolfo Gómez hace unos días.

Otras estimaciones consideran que al sumar los pasivos de las paraestatales y organismos autónomos sumarían hasta 83 mil 830 millones de pesos.

Aún así, la deuda que acepta el secretario de Finanzas equivale al 80.0% de las participaciones federales que recibe la entidad anualmente, recordemos que las participaciones es el dinero que le envía la Federación al estado para funcionar.

El monto de la deuda presenta un incremento del 249% debido a que en octubre del 2009, cuando Medina inició su sexenio, era de 21 mil 625millones de pesos.

Medios locales destacaron la falta de pago a proveedores que la administración medinista implementó apenas pasaron los comicios del 2012 y se mantuvo durante el año pasado para tratar de balancear el preocupante déficit oficial.

La cifra de 53 mil 954 millones de pesos representan el 79.3% del presupuesto que se aprobó para el estado, el cual asciende a 68 mil 95 millones de pesos, otro dato que demuestra la magnitud del problema en que han metido a Nuevo León las administraciones priistas que hemos padecido.

Ahora en el último tramo de este sexenio el PRI tiene el control del Congreso con una mayoría “cachirul” para evitar sanciones a los responsables de la peor debacle financiera de la historia de Nuevo León, en cambio las consecuencias para los ciudadanos con un estado quebrado serán terribles y pagaderas en las generaciones futuras; parece que para hacer que los ciudadanos se olviden abrirán la llave de la dádiva mientras los legisladores le cuidan la espalda al gobernador.

Esperen subsidios en agua, transporte y algunos otros servicios de los cuales el Gobierno del Estado tiene control, todo esto obviamente previo a las elecciones. Nos están llevando al baile.