Migrantes en Nuevo León

Por Luis Rodolfo Domínguez Jaramillo/Procurador de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado

El 4 de diciembre del año 2014 fue publicada en el Diario Oficial de la Federación la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, misma Ley que reconoce a las niñas, niños y adolescentes como titulares de derechos, de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad, en los términos que establece en el artículo primero de nuestra Constitución. En esta ley, se incluye el Derecho de niñas, niños y adolescentes migrantes, esto en el artículo 13 fracciones XIX, de dicha Ley.

Luego entonces, el 27 de noviembre del 2015 se publica en el Periódico Oficial del Estado de Nuevo León, la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes para el Estado de Nuevo León, la cual además del Derecho de Niñas, Niños y Adolescentes Migrantes, en el artículo 13 fracción XIX, de la citada Ley para el Estado de Nuevo León, incorpora también en la fracción XXII del citado artículo, el Derecho de Niñas, Niños y Adolescentes Refugiados no acompañados.

Quedando establecido que las autoridades de todos los órdenes de gobierno deberán proporcionar, de conformidad con sus competencias, los servicios correspondientes a niñas, niños y adolescentes en situación de migración, y en ningún caso una situación migratoria irregular de una niña, niño o adolescente, preconfigurará por sí misma la comisión de un delito.

El principio del interés superior de la niñez, deberá ser considerado primordial debiéndose tomar en cuenta durante el procedimiento administrativo migratorio al que estén sujetos niñas, niños y adolescentes migrantes.

Cuando se identifique que a niñas, niños o adolescentes extranjeros que sean susceptibles de reconocimiento de condición de refugiado o de asilo, se deberán adoptar medidas de protección especial para ellos.

La niñas, niños y adolescentes tienen derecho a que se les notifique de la existencia de un procedimiento y de la decisión que se adopte en el marco del proceso migratorio; a que se le informe de sus derechos; a que los procesos migratorios sean llevados por un funcionario especializado; a ser escuchado y a participar en las diferentes etapas procesales; a que le asista gratuitamente por un traductor y/o intérprete; al acceso efectivo a la comunicación y asistencia consular; a que le asista una persona abogada y a comunicarse libremente con ella; a la representación en suplencia; a que la decisión que se adopte evalúe el interés superior de la niña, niño o adolescente y esté debidamente fundamentada; y a conocer la duración del procedimiento que se llevará a cabo, mismo que deberá seguir el principio de celeridad.

Las niñas, niños y adolescentes son personas con derechos que deben ser respetados, sin importar su nacionalidad, situación migratoria, raza, etnia, sexo o religión.

Contacto: ljdominguez@difnl.gob.mx   y   bjrodriguez@difnl.gob.mx