Van contra préstamos no autorizados en cajeros

Por Notimex

México.- El Congreso de la Unión analiza un punto de acuerdo donde se pide a la Condusef informar sobre los casos y acciones emprendidas para solucionar la publicidad engañosa y programas en los cajeros automáticos que prácticamente obligan a los clientes a contratar créditos, préstamos, seguros o donativos.

En un punto de acuerdo de la senadora priista Verónica Martínez Espinoza y turnado a comisiones para su aprobación, se exhorta también a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (Condusef) a establecer sanciones a bancos como Santander, Bancomer y otros que realizan este tipo de prácticas a través de los cajeros automáticos.

Así como a emprender de forma inmediata una campaña de modernización de los mismos, en donde los menús sean más amigables y que no engañen, defrauden o obliguen a los cuentahabientes a contratar servicios o préstamos no solicitados.

En el exhorto se argumenta que cuentahabientes de distintos bancos han denunciado que en la red de cajeros automáticos un número considerable está en mal estado o que sus programas de consulta y retiro de efectivo prácticamente conducen u obligan a los clientes a autorizar préstamos en contra de su voluntad.

La senadora por Jalisco expuso que tan sólo en 2017, la Condusef detectó 2.2 millones de reclamaciones por un monto de nueve mil 014 millones de pesos por operaciones de la banca, tales como cargos domiciliados por servicios, entrega incompleta de efectivo en cajeros automáticos, cargos por intereses, comisiones, impuestos y aplicación de depósitos, pagos y transferencias.

Abundó que la mayoría de los usuarios defraudados u obligados de manera tramposa a contratar créditos aluden que el mal estado de los cajeros automáticos son una de las causas que provocan estas irregularidades, ya que al teclear la opción cancelar o que no se desea acceder a préstamos, el sistema en automático o por fallas, lleva a la contratación del empréstito.

Los préstamos “otorgados” van de los 37 mil pesos hasta los 500 mil pesos. El crédito viene acompañado con la “obligación” de contratar un seguro de vida, que por supuesto el cuentahabiente tampoco quiere, ni autorizó, pero por el cual tendrá que pagar. El monto de intereses anuales por estos préstamos es entre el 39 y 49 por ciento.

La senadora del Partido Revolucionario Institucional (PRI) agregó que lo grave es que en muchos casos, los usuarios no se dan cuenta que les “autorizaron” el préstamo personal o de nómina y al disponer de su quincena o de sus propios recursos, los bancos dan como un hecho que se autorizó y dispuso del crédito.